Cuando uno esta pensando en marcharse, es que ya se ha marchado

Marketing Manager at Konica Minolta Business Solutions Spain, S.A.

Confieso, que esta frase me impacto cuando la leí. Es una de esas verdades universales, que reflejan al ser humano. Pero también una realidad muy ignorada en las sociedad empresarial hoy en día.

Desconozco tu experiencia, pero yo a lo largo de los años, y no importa en la empresa que estuviera, ni el mercado en el que se moviera, me he encontrado siempre lo mismo. Cuando una persona empieza a dudar sobre si es parte o no de la organización en la que trabaja, esa persona empieza a “separarse” de la empresa. Ese es el día en que ya se bajo del tren.

Hay personas que esto les lleva muy poco tiempo entenderlo y a otras nos lleva días, meses, años e incluso las hay que están toda la vida sin entenderlo.

Sin embargo en este proceso de “duelo”, el sacrificio, el desencuentro, la perdida de productividad, la frustración y la perdida de objetivo, son la realidad del día a día.

Te despiertas, por la mañana y sin haber puesto el pie en el suelo, te preguntas, ¿Para que?. … ¿Para que ir hoy a trabajar?. No ves futuro, ni aprendizaje, ni misión, ni … solo ves, salario, familia a la que dar de comer, “con mi edad o mis conocimientos …”, ¿a dónde voy a ir?, ¿Qué proyecto esta a mi altura?, ¿Qué pasa si fracaso en el cambio?”, … solo ves zona de confort. El cambio y sus incógnitas.

Quizás a muchos, cuando se encuentran en esta situación, les falta el valor, la iniciativa, el arrojo de decir, …. “me voy”. Y eso, es parte de lo que un profesional del año 2015 debe de entender. Dar el 200% no es garantía ni de que te quieran, ni de que tu quieras seguir, pero tampoco es excusa para bajar el ritmo.

Sin embargo, esto no es cosa de uno solo. Al igual que en una relación de pareja, es cosa de dos, … y aquí los dos, son la empresa y el emplead@.

Entre tu y yo, si las empresas entendieran que “cuando uno esta pensando en marcharse, es que ya se ha marchado”, quizás estarían mas atentas a los empleados, quizás conseguirían que esta relación de “pareja” fuese mas fructífera, quizás serian mas ejecutivas para tomar acciones que ayudaran a la “pareja” sentir que son importantes en su relación con ellas, o mas ejecutivas en dejar marchar, si esa es la respuesta verdadera.

Casi, todos en la vida hemos sufrido mal de amores, donde hemos tenido que dejar marchar, o alejarnos de la persona que amábamos y nos amaba. Y este proceso fue doloroso. Pero el verdadero dolor no fue el día del Adiós, sino el mayor dolor fue el día que vistes que la pasión se marchaba, que no se cumplían tus ilusiones, que la relación costaba mas y mas a medida que pasaba el tiempo.Lo insoportable para la empresa y el empleado, no es el fin de la relación, es la perdida de productividad, rendimiento, confianza, el coste de productividad, la ilusión perdida. Eso en la sociedad empresarial de hoy en día es un lujo imposible de soportar, por ambas partes.

Y yo te pregunto, ¿si sabemos entender esta circunstancia a nivel personal, por que la ignoramos a nivel profesional?.

La responsabilidad, no es solo de la empresa, sino también nuestra. Si vemos que nuestro “amor” empieza a no funcionar, hablemos, sentémonos y busquemos una solución. Renovemos “el amor” o “separémonos”, pero no lo dejemos morir lentamente. Por que al igual que en el amor, no hay nada peor para una relación (en este caso de productividad y futuro) que esta no tenga la misma ilusión y fuerza por ambas partes.

Eso si, recuerda, que las parejas discuten de vez en cuando, … y eso es normal, e incluso refuerza la relación de pareja y la hace aun mas profunda. Ya sabes lo que dicen: “Solo regañan los que se quieren”.

No te digo, que mañana llegues a la oficina, diciendo a cada compañero que te encuentres “ Te quiero”, y mucho menos a tu jefe, mientras repartes besos y abrazos. Pero quizás si pruebas a hablar desde la razón que te da el sentimiento humano de que no percibes lo mismo que das, la relación, y tu situación en tu empresa pueda cambiar a mejor. O si es el caso, darla por terminada para buscar una nueva relación (en este caso, profesional).

Lo mejor de todo, es que seas colaborador@ o jef@ puedes hacer lo mismo con la empresa o tu equipo. Como antes he dicho, esto es cosa de dos.

Eso si, lo mismo alguno se descojona en tu cara, o te trata de chalado, pero no te preocupes, solo es una persona que aun no ha entendido que una relación (sea del tipo que sea) es cosa de dos, y posiblemente no sepa que “cuando uno esta pensando en marcharse, es que ya se ha ido”.

Que tengas un buen y prospero día.

POSTDATA .- ¿Y como saber si ha llegado la hora de pensar en marcharse?

…. ¡Ufff!, pues, …. depende de cada uno, pero yo me quedaría con el numero de “NO” que tengas como respuesta a preguntas como estas:

… ¿Aprendes cosas nuevas?, ¿Tienes desarrollo profesional?, ¿Te crees la visión/misión de la empresa?, ¿Tu jefe te inspira o respeta o ayuda?.¿Sientes que la empresa te valora?,¿Tu responsabilidad o proyecto profesional en la empresa sigue siendo importante para ti?,¿Has dejado de fantasear con trabajar en una nueva empresa?, ¿Consigues no aburrirte?, ¿Crees que los demás compañeros se sienten igual que tu?, ¿Hay algún día de la semana que no pienses que siempre repites las mismas tareas?, ….

 

 

Esto ha sido publicado en linkedin, y lo copio y pego tal cual, ya que me ha parecido una de las mejores reflexiones que he encontrado en los últimos tiempos.